Posts Tagged ‘sound’

Cuerpo sonoro

August 30, 2010

Esta parece ser la temporada de los talleres. Quizás voy a poder añadir a mi hoja de vida la palabra “tallerista” si sigo en estas. “Tallerista profesional/ocasional”. “Tallerismo”. “Tallerización del conocimiento”. Ummm.

El taller es una experiencia bien particular. A diferencia de las clases que hacen parte de un curso largo, estructurado con intenciones pedagógicas específicas  y objetivos importantes, el taller es conciso, dura poco y no se hace de manera regular (a menos que se vuelva un hábito: “tallerizar”, “tallerísitica”, “tallerear”).

Como píldoras de astronauta reuniendo en un pequeño trozo de materia los nutrientes necesarios para sobrevivir una jornada espacial, el taller quiere comprimir en un corto espacio de tiempo una experiencia que pueda acercar a los participantes al tema planteado. Un taller de roscones no lo hace a uno panadero, pero quizás algo empiece uno  a entender de los procesos para obtener una masa horneada y comestible.

Bueno, la cosa es que dictaré un taller para la escucha y la producción de sonidos con el cuerpo en el marco de la exposición de arte sonoro que se lleva a cabo por estos días en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, MamBo. Quizás los visitantes a la muestra, que tiene desde piezas escultóricas con ruidosas alarmas escolares hasta un pantalón de camuflaje con unos cascabeles cosidos al estilo mexicano (la pieza no produce sonido pero la sugerencia que hace es muy buena), se sientan un poco desconcertados porque no van a ver una exposición sino a escucharla, así que se supone que este taller los ayudará a acercarse al asunto del sonido y eventualmente, empezar a entender o apreciar mejor lo que sucede adentro y afuera del museo, así como adentro y afuera de su propio cuerpo.

Veremos cómo nos va. Espero que sea más sabroso que un desayuno de astronauta, así no provea la misma cantidad de nutrientes.

Jueves 16 de septiembre, 2010, a las 4:00p.m.

Advertisements

la medida de las cosas

December 4, 2008

electrodomesticaciones600

Va a ser un fracaso. Eso fue lo que pensé cuando, a una semana del performance, todo el equipo original de gente se desintegró, por diversas razones que no vienen al caso. Luego de atravesar unos terribles días de pánico y desesperanza, entendí que la creación en equipo es una suerte muy rara. Como con el amor o la amistad, sucede o no sucede. No importa cuánto esfuerzo se le ponga a un proyecto, si no es, no es. Además, debo reconocer que tenía grandes ambiciones. Y por eso la palabra fracaso lo ensombrecía todo, como si su contraparte, el éxito, fuera un astro todopoderoso y la razón de ser y del hacer. ¡Gran error!

Entonces me dí. Me entregué a la simple verdad de ser quién soy y hacer lo que puedo hacer, con humildad y dispuesta a vivir alegremente en los matices de lo que funciona en algunas partes o sólo para algunas personas. Y apenas me relajé, todo se movió en la dirección correcta, como si se hubiera puesto en acción una misteriosa maquinaria que había estado atascada. Esta semana aprendí que el éxito y el fracaso como medida de las cosas y los actos es una fuente segura de sufrimiento. Y que la región más feliz de la vida es la desconocida, donde reina la intuición y se respira con modestia. Y al final, salió todo muy bonito.