Fueron por lana

Esa idea romántica que tiene la gente de que “es mejor arrepentirse de lo que se hace y no de lo que se deja de hacer” me parece un mal síntoma del exceso de entusiasmo del que padecen los pueblos con demasiado sol al año, pariente de la obsesión por triunfar en la vida, como si fuera lo único importante. Luego, aparecen algunos seres temerarios que con su heróica ingenuidad me hacen pensar que de todas maneras uno termina arrepentido de algo, haga o no haga, porque la vida es como es: absurda, triste, maravillosa, milagrosa, anodina, rara, insignificante, irrepetible.

Dos noticias: aquí tenemos a la artista italiana Pippa Bacca, cuyo performance viajero consistía en echar dedo por los balcanes vestida de novia para promover la tolerancia, en una absurda apuesta por la confianza en la especie humana. Quería llegar hasta Israel, pasando por Siria, pero fue violada y asesinada en Turquía.

Y ahí está también el sacerdote brasileño Adelir De Carli, que se fué montado en unos globos con helio para romper un récord y levantar fondos por una mayor cantidad de paraderos para los camioneros, y anda desaparecido en la inmensidad del cielo de su fe, o el océano de su ambición.

No sé.

Advertisements

Tags:

2 Responses to “Fueron por lana”

  1. Germán Says:

    Tienes un punto de vista bastante peculiar e interesante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: